Hemisferio Derecho

En su libro "A Whole New Mind" ("Una Nueva Mente"), Daniel Pink sostiene que hasta hace unos años la sociedad funcionaba y operaba principalmente en base a los razonamientos y a la lógica del hemisferio izquierdo de nuestros cerebros -- donde ocurren principalmente razonamientos lógicos y secuenciales. Y debido a esto es que en el siglo pasado los individuos más existosos (y los mejor retribuídos) han sido en general quienes fueron capaces de adquirir, dominar, y aplicar una cantidad importante de conocimientos técnicos en ramas de la ingeniería, medicina, finanzas, leyes, informática y negocios en general.


Sin embargo estamos moviéndonos aceleradamente a un mundo que funciona en base al hemisferio derecho --la zona de nuestro cerebro que nos ayuda a ser creativos, comunicarnos, entender contextos, pensar holísticamente y empatizar con las personas y el mundo que nos rodea.
Esto se debe, según Daniel Pink, a varias fuerzas que provocan cambios importantes entre las cuales se encuentran la creciente automatización de tareas a través de computadoras y robots, la globalización que permite tercerizar trabajos puramente técnicos en China e India a precios muy bajos, y la abundancia de información técnica disponible a través de medios electrónicos.

Fuente: "A Whole New Mind", Daniel Pink

Entonces nos empezamos a encontrar con que los ingenieros, médicos, programadores, geólogos, maestros, psicólogos y emprendedores más exitosos son quienes a su vez tienen personalidades creativas, intuitivas, empáticas, y que a su vez pueden resolver problemas a través de la comprensión de general y completa de sus contextos.

Un ejemplo muy interesante de esto es evolución de la relación médico-paciente: antes para ser un buen médico bastaba con tener conocimiento técnico; pero ahora el profesional ya cuenta con la ayuda de informes detallados de nuestras radiografías y demás estudios, y tiene acceso instantáneo a papers e información científica cuando la necesita, mientras que también recibe a pacientes mejor informados a través de Internet.
Por eso el rol de un buen médico ahora se enfoca a entender "big pictures", comprender nuestra historia de salud, ver a nuestro cuerpo como un sistema completo, comunicar claramente, y utilizar no solamente su conocimiento sobre medicina sino su capacidad humana y empática para ayudarnos también a nivel emocional para que nos curemos bien y rápido . . .