Resiliencia y creatividad

La palabra resiliencia se utiliza en física para medir cómo se comporta un material bajo determinadas condiciones extremas de presión, torsión o impactos severos.

Un ejemplo de resiliencia alta lo da una esponja: si la apretamos muy fuerte con nuestras manos y luego la soltamos, en pocos segundos recupera su tamaño y forma originales.

En psicología resiliencia se utiliza para describir la capacidad de una persona o grupo para soportar saludablemente el stress y las crisis, y volver a estar "operativos" luego de grandes cimbronazos inesperados.

Podemos aumentar nuestras capacidades de resiliencia, así también como la de nuestro equipo de trabajo y organización a través de: